¿Copywriting o Redacción de contenidos? Cuándo usar cada uno

Me suelen llegar muchas consultas y dudas al mail con esta pregunta:
“¿En qué se diferencia la redacción con marketing de contenidos de los textos copywriting?”.

Hoy, me gustaría hacer un balance respecto a estas dos maneras de escribir con intenciones tan distintas pero que en ocasiones se pueden complementar.

El copywriting es la creación de textos persuasivos y publicitarios que “llevan de la mano” al cliente a realizar la acción que deseemos. Bien sea que compren, descarguen, hagan click en un botón, contacten o en definitiva, que den un siguiente paso una vez leída esa página.

Se lleva desarrollando en el mundo de la publicidad desde hace muchos, muchos años. Se suele aplicar en:

  • Medios de comunicación tradicionales: Cuñas de radio, spots publicitarios, banners, folletos, catálogos, etc.
  • Webs y Blogs: Páginas de ventas, secciones de páginas web, fichas de producto de tiendas online, páginas de aterrizaje (landing page), ebooks de regalo (lead magnet), anuncios en facebook ads, emails de venta, etc.

El copywriting lo que consigue es:

  • Aprovechar cada nueva visita a tu web y transformarla en una oportunidad de venta
  • Estimular al usuario a seguir el camino que le marcas con tus llamadas a la acción
  • Vender a través de la empatía
  • Dar en la diana de los puntos de dolor del potencial cliente y ofrecerle la solución a sus problemas

Mientras que la redacción en marketing de contenidos tiene como finalidad: contar, explicar e informar al usuario de un tema concreto sin intención de realizar una acción.
Sencillamente se basa en redactar artículos, posts y/o video posts dónde se hable de una temática basada en la línea editorial que siga el blogger o la marca que ha creado el blog. Lo has visto implementado por ejemplo en blogs, email tipo newsletter, videos, contenido visual, etc.

Los objetivos principales del marketing de contenidos son:

  • Dar valor informativo e interesante de forma regular
  • Crear imagen de marca
  • Fidelizar y ayuda a atraer a personas a conocer tu marca sin necesidad de pedirles que hagan algo
  • Genera comunidad
  • Aporta un valor añadido
  • Consigue resultados a medio-largo plazo

A mí gusta decir que la redacción de contenidos es la creación, mientras que el copywriting es la seducción (que no acoso).

Es decir, el copy es emocional, conector y va directo al grano. Es el arte de dar con las palabras adecuadas y provocar a esa persona a que le den ganas de hacer lo que tú le pidas.

Aunque son como hermanas mellizas, muy parecidas pero no iguales, no se deben dar la espalda. Es más, lo ideal es combinar los dos enfoques y compartir contenido estratégico y con una meta muy específica y marcada.

Ahora más que nunca lo que el cliente busca antes de comprar es información. Información muy detallada de los beneficios, la solución a su problema, experiencias de personas que ya han comprado ese producto o servicio y saber cómo le puede cambiar la vida si se decide a darle a la tecla de “Lo compro”.

Ahora bien, ¿Cómo podemos implementar tanto el copywriting como el marketing de contenidos en nuestra estrategia?

Un claro ejemplo es el siguiente: Si vas a realizar un lanzamiento de un nuevo servicio o producto lo ideal es que crees una página de venta, un artículo en el blog y una campaña de emails que seduzcan a tus suscriptores.

A todo esto también le puedes sumar: una página de aterrizaje para que se suscriban a tu lista de email y reciban tu lead magnet, una campaña de anuncios en Facebook Ads y webinars / clases en directo donde acabes mostrando y contando más sobre lo que vas a lanzar a cambio de ese contenido gratuito que has aportado a modo de formación.

La combinación de marketing de contenidos y copywriting se ve muy claramente en la serie de posts que realizarás sobre la temática relacionada con el lanzamiento, donde durante el artículo guías al usuario a realizar una acción concreta.
Esta acción puede ser que se apunten a tu clase en directo, o bien que reciban el regalo que tienes preparado para los suscriptores de tu lista de email; hasta que acudan a la página de venta.

Ahí es donde el copywriting y la creación de contenidos juegan el papel más “siamés”, porque juntos se fusionan y te pueden llevar a convertir lectores en clientes gracias al arte de escribir con un tono de voz que te identifique y el empleo de las palabras perfectas que conecten con el problema del que será tu futuro cliente.

Elena Sacoe

Soy periodista de formación y mentora de marca personal especializada en branding verbal & estrategia creativa en redes sociales. Me sumerjo en tu marca, te escucho y te acompaño a fluir con tu comunicación a través de programas de transformación creativa.

2 Comentarios

  1. Conchi

    Hola Elena,

    Totalmente de acuerdo. No podemos despistarnos, ni olvidarnos de alguno de estos elementos, porque el mix entre ellos es lo que marca la diferencia. Lo que te ayudará a conectar por una parte con tu audiencia (marketing de contenidos) y crear para ellos una experiencia única que los convierta (copywriting).

    Me gusta este tipo de post, porque creo que ayudan mucho a las personas a formarse una idea de qué necesitan para tener una comunicación de marca que realmente les funcione y les ayude a conseguir sus objetivos.

    Un saludo enorme.

    Responder
    • Elena Sacoe

      Hola Conchi,

      Exacto yo también creo que el cocktail perfecto es la mezcla de ambos.

      Un abrazo

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CONECTA CONMIGO

Descubre lo último en instagram @elenasacoe

error: ¡Contenido protegido!

Pin It on Pinterest